El Lado Oscuro de Estudios Ghibli

Japón, capital mundial de los tentáculos violadores y de algunos de los personajes infantiles más entrañables del cine (categorías no necesariamente excluyentes). Y el estudio de animación más exitoso y respetado de Japón es, sin duda, Estudios Ghibli, creadores de “El Viaje de Chihiro”, “Haru en el reino de los gatos” y “Emperador Akihito no guarda respeto por cerdos occidentales ” (este último estrenado sólo en Japón). Pero recientemente han salido a la luz evidencias del maltrato de este estudio hacia los personajes que tanto dinero y prestigio les han dado alrededor del mundo.

Con ilustraciones de Andrea, helos aquí algunos de los aspectos más tristes e inhumanos del maltrato de Estudios Ghibli hacia sus personajes.

Corrida de Totoros

El lamentable espectáculo de las corridas de Totoros. A pesar de protestas mundiales, Totoros son sacrificados cada domingo para este “arte” tan arraigado en la cultura japonesa. Afortunadamente, el gobierno japonés ha privilegiado otros espectáculos más sanos para toda la familia, como el tradicional domingo de “masacra a tu propio delfín”.

Ponyo en el mercado

Una vez terminado el rodaje, Ponyo y sus hermanas fueron vendidas por los estudios Ghibli como tripa de pescado y acabaron en el mercado de la Viga. Ese fue un coctel “Vuelve a la vida” del que no volvieron.

GatobúsEl Gatobús fue concesionado a unos ruleteros piratas del sur de D.F. Sus condiciones de vida son tan deplorables que tiene que usar la Arena México como arenero para ir al baño.

Luciérnagas

De pésimo gusto incluir a los protagonistas de La Tumba de las Luciérnagas como juguetes de la Cajita Feliz de McDonald’s. Saddest Happy Meal ever!!